ÚLTIMA HORA

30 de julio de 2014

El piloto asturiano se veía lastrado por diversos problemas en la segunda etapa. Finalmente pudo acabar la prueba a bordo del novedoso SEAT León Súpercopa N2.

Fran Cima conseguía finalizar un duro XXI Rallye de El Bierzo pese a unos pequeños problemas mecánicos. El piloto asturiano, que participaba con su novedoso SEAT León Súpercopa N2 en la quinta prueba puntuable para el Campeonato de España de la especialidad, luchó sin cesar pudiendo conseguir llegar a meta del último tramo tras haberse visto lastrado por una gran mala suerte". 


Fran Cima narraba su rallye afirmando que "comenzábamos la primera jornada acabando en tercera plaza en la clasificación general además de ser primeros en la División II y en el Grupo N2, lo cual nos daba muchas esperanzas. Sin embargo el segundo día de carrera tuvimos problemas mecánicos y el SEAT León comenzaba a perder líquido de la dirección. Para poder repararla, y dado que nos interesaba seguir rodando con el coche, tuvimos una penalización de catorce minutos complicándose bastante nuestro rallye. Además, al tratar de remontar, tuvimos un pinchazo que acabó nuestras opciones. Al final conseguimos acabar un rallye muy duro en el que hubo muchos abandonos aprovechando para probar nuevos reglajes en el coche". 



Pese a la complejidad de la prueba y a la dureza de la misma Cima se mostraba esperanzado con el potencial del SEAT León Súpercopa N2, el cual es cada vez más rápido como se pudo demostrar a la finalización de la segunda jornada de la prueba.