ÚLTIMA HORA

24 de febrero de 2016

Dani Marbán afronta la temporada 2016 con ánimos renovados y con la seguridad de que el Lotus Exige GT-R se muestre muy competitivo.

Para todos es sabido ya que 2016 será un año diferente, raro e inusual dentro del CERA. Con el cambio de normativa respecto a “algunos” GT’s y falta de definición de los reglamentos de otras categorías, harán que los resultados no siempre se ajusten a la lógica de este deporte, puesto que los equipos no han tenido tiempo ni capacidad de ajustar sus programas hasta última hora. Unos que se “caen”, otros que se “marchan”, los de más allá que “no saben”… al final, la incertidumbre se ha hecho dueña del panorama del Nacional y lo único casi seguro es que el espectáculo se verá afectado.
A mi modo de ver, el cambio de normativa ha llegado tarde y sin consenso, al margen de que me parezca bien o mal. Si se hubiese desarrollado a lo largo del año 2015 y definido, como máximo en el mes de octubre, los equipos habríamos tenido capacidad para organizar los presupuestos y los esfuerzos en conseguir programas bien planeados y seguros para los patrocinadores. Por el contrario, ahora debemos adaptarnos rápidamente a las circunstancias y hacerlo lo mejor posible. Es una temporada en la que no será difícil pescar en río revuelto”, declaraba Dani.
A lo largo de los meses de diciembre y enero, el equipo M.Boss Racing ha barajado varias opciones para el CERA, desde un Porsche 2010 (a pesar de la posible limitación), un R5 e, incluso, un Clio R3T para competir en la Clio CUP y también optar al título nacional de 2RM, pero finalmente, la solución y respuesta a todas las preguntas estaba “en el garaje”: “El Lotus Exige GT-R ha ido evolucionando a lo largo del año pasado a buen ritmo, aunque no se haya reflejado totalmente en los resultados deportivos. Además, ha sido uno de los pocos GT’s a los que no les ha afectado la limitación, por lo que tendrá más opciones que en años anteriores. Muy importante también es saber que no hemos tenido que desembolsar ni un Euro para tener un coche “top” y seguiremos invirtiendo en mejorar aquellos aspectos que sean más necesarios gracias a la descongelación de las homologaciones para los GT’s. Estoy seguro de que el Lotus nos dará muchas alegrías en 2016”.
A lo largo de la temporada 2016 seguramente habrá novedades en todos los ámbitos, sobre todo en la definición de la categoría “Maxi Rallye” y veremos si todas las apuestas de principio de año se mantienen. Dani no descarta que los planes de M.Boss Racing evolucionen hacia el coche definitivo de 2017, cuando ya se sepa claramente dónde está cada coche.

“Si los resultados acompañan los esfuerzos de 2016, las opciones de tener un programa superior en 2017 crecerán, incluso mirando fuera de nuestras fronteras porque hay campeonatos a nivel internacional asequibles económicamente que tienen muy buen retorno para los patrocinadores. Por ahora, nos centraremos 100% en nuestro queridísimo Lotus Exige GT-R”.