ÚLTIMA HORA

23 de febrero de 2016

El campeón de 2013 regresará tras el parón del 2014. Lo hará a bordo de un novedoso Fiesta N6, con nuevo copiloto a su derecha y sin saber si podrán hacer 2, 3,4  ralis o todo el campeonato, pues no tienen cubierto el presupuesto.

El piloto de Palas de Rei, Luís Vilariño, tiene muchas posibilidades de conseguir su ansiado regreso a la competición, tras declinar participar de forma asidua desde el año 2014. Así, con tiempo para preparar el regreso, Vilariño se ha declinado por un Ford Fiesta con motor de Mitsubishi Lancer Evo X, a similitud del Polo N1 de AR Vidal. Un vehículo que sin duda ofrecerá una gran repercusión publicitaria, como el Polo, a un coste mucho menor que su equivalente en norma FIA: El Ford Fiesta R5.
En este proyecto llevan más de un año trabajando amigos personales y miembros del equipo de Luis, incluso en su inicio el propio Luis era desconocedor del proyecto. La propia FGA, interesada en traer nuevas monturas al campeonato que sean más baratas y con buenas prestaciones, también ha ayudado asesorando y aportando contactos importantes para que se pueda llevar a buen puerto un proyecto tan complicado.

Ingenieros de la escuela de Oporto han realizado las modelizaciones y test de esfuerzos de las nuevas piezas diseñadas en 3D y muchos son los patrocinadores que han apoyado el proyecto aportando componentes del vehículo (caja de cambios, amortiguación, interiores…) y que han querido estar al lado de Luis y todo su equipo en esta “travesía del desierto”.
Para este año Luís no cuenta con el presupuesto completo y es muy difícil poder comenzar el año en Noia, con lo que una vez acabada de construir su unidad, disputará los rallys que puedan y que el presupuesto les permita.

En el asiento de la derecha Luís sustituye a Moncho López por el forcaricense José Murado, habitual copiloto de Fernando Rico en la Copa Suzuki.