ÚLTIMA HORA

23 de agosto de 2016

Mala suerte para Javier Pardo en el Rallye del Bierzo, ya que el motor de su Peugeot 208 R2 comenzaba a fallar en el primer tramo y se veía obligado a abandonar después del cuarto tramo.

Amargo fin de semana para el piloto alaricano, que partía con el número 12 en las puertas de su 208 R2 en el Rallye del Bierzo 2016. La prueba comenzaba con normalidad para Pardo-Antón, con un 12º puesto de la general en el primer tramo, y continuando entre los 15 primeros en el siguiente tramo. Sin embargo cuando faltaban 5 tramos para el final aparecían problemas mecánicos en el 208 R2 del alaricano, optando por el abandono en la prueba berciana cuando faltaban tres tramos. “Un abandono siempre sabe mal, aunque tenemos que ver la parte positiva de las cosas, y es mejor que la mecánica falle en pruebas de asfalto, donde no estamos siguiendo ningún campeonato, que en tierra, donde nos jugamos más”.
Con el motor fuera de combate, Pardo no tenía otra alternativa que decir adiós a una prueba en la que pretendían continuar su buena racha en asfalto, además de preparar futuras pruebas en esta superficie.