ÚLTIMA HORA

21 de noviembre de 2016

 Andreas Mikkelsen se lleva el gato al agua en la última prueba puntuable para el campeonato del mundo de rallyes, celebrada este fin de semana en Australia.

Se termina la temporada del WRC con la disputa del Kennards Hire Rally Australia, en el que las dos primeras posiciones estuvieron ocupadas por el equipo VW, que anunciaba días atrás su retirada de esta competición. En primer lugar se clasificaba así Andreas Mikkelsen, y segundo era el ya campeón del mundo Sebastien Ogier. En palabras de Mikkelsen: "Un buen rally para terminar el campeonato. No tenía nada que perder. Todo el año conduje pensando en el campeonato, pero en este fuimos desde el principio a por la victoria, para ver lo rápidos que podíamos ser. Desafiamos al cuatro veces campeón y logramos batirlo en las mismas condiciones de pista. Es muy triste ver que este coche y equipo llegan a su fin. Les echaré de menos"

Thierry Neuville se subía al tercer cajón del podio, siendo el primer Hyundai clasificado, seguido de Hayden Paddon y Dani Sordo, también con la marca koreana. La mayor cantidad de puntos adjudicados en la Power Stage fueron para Ogier, que consiguió el mejor tiempo en la misma, por delante de Neuville y Sordo, que declaraba: "Conduje bien, conseguir el cuarto o el quinto lugar es indiferente para mí, estoy decepcionado con el primer día del rally, doy gracias al equipo y espero con ansia al 2017".

 Con respecto a la categoría WRC2, el mejor fue Lappi con el Skoda Fabia R5, aventajando en más de cuatro minutos a Nicolas Fuchs, también con la misma montura. Se termina el campeonato así, y toca esperar a ver que nos depara el año que viene, en el que entra la marca Toyota, pero todo parece indicar que no podremos ver a los Volkswagen polo luchando por la victoria.