ÚLTIMA HORA

27 de marzo de 2017

Debido a un fallo en su Ford Escort MK II el equipo de Melide se ha visto obligado a abandonar en el Rally Costa Brava.

Una vez más, y van unas cuantas, Xesús Ferreiro y Xavier Anido no pudieron terminar un Rally Costa Brava que se resiste, a pesar de haberlo ganado en 2014. Pero tradicionalmente la cita del Europeo de Rallyes Históricos ha sido esquiva con el equipo de Melide Motorsport, en la que además siempre tienen depositadas muchas esperanzas, pues permite medirse a equipos sumamente competitivos.
La etapa del viernes, compuesta por tres tramos de los cuales se neutralizaba el segundo, se complicó por la lluvia, aunque Ferreiro y Anido lograban terminar en una más que satisfactoria sexta plaza, después de marcar el tercer mejor crono absoluto en la especial de Els Angels con la que concluía la jornada.

Sin embargo el sábado, cuando tenían esperanzas de ganar alguna posición más, el motor comenzaba a fallar, por lo que su objetivo ya se centraba en terminar tras completar la primera sección matinal. En el inicio del segundo bucle, cuando disputaban la segunda pasada por Osor en el cuarto tramo de los ocho previstos en la segunda etapa, se dieron cuenta de que ya no era posible continuar ante el riesgo de dañar todavía más la mecánica. El piloto de Melide, abatido por tener que retirarse, confirmaba que “creemos que se trata de una válvula, así que hemos decidido parar porque no teníamos las garantías suficientes para completar las cuatro especiales restantes y alcanzar el parque cerrado final. La verdad es que esto trastoca nuestros planes para la presente temporada, así que una vez que evaluemos el alcance de la avería, decidiremos si continuamos o no. Hasta el momento del abandono nuestro ritmo estaba siendo bueno, ocupando la séptima posición de la clasificación provisional y primera de nuestra categoría”.