ÚLTIMA HORA

24 de enero de 2018

La RFEDA opta por seguir el modelo del ERC en ciertos aspectos, como por ejemplo el de aplicar un tramo clasificatorio. El regreso de ouvreurs también destaca entre las medidas.

Con la llegada del nuevo año la RFEDA ha querido dar una vuelta de tuerca a su campeonato estrella, el CERA y ha aprobado una serie de medidas que hagan mejorar la calidad del certamen. En líneas generales, se ha buscado una mayor flexibilidad a los equipos para participar y lograr un resultado final, al tiempo que se busca una renovación del formato general del rally.


Así, tras convivir en el Rally Islas Canarias con el ERC durante años, el CERA optará ahora por aplicar su Qualifiying Stage (QS) durante la temporada 2018. El shakedown servirá como tramo clasificatorio para los pilotos prioritarios del campeonato, definiendo así el orden de salida a los tramos oficiales.

Estos mismos pilotos volverán a tener disponible la opción de inscribir a un equipo de ouvreurs, muy utilizado hace años y que últimamente no estaban permitidos.

En cuanto a la clasificación final del campeonato, ahora estará permitido descartar 3 pruebas a lo largo del año. 2 tendrán que ser durante los 6 primeros rallyes, y la restante en la 2ª mitad de temporada. Esta consecuencia hace que muchos equipos optarán este año por no desplazarse a las Islas Canarias, aunque eso sí, no deberán fallar en el resto de rallyes para lograr sus objetivos.


Por si fuera poco para los canarios (y este año Ourense), tampoco disfrutarán este año de mayor coeficiente que otros rallyes. Todos los rallyes valen 1 en 2018.

Por último, la longitud de los rallyes no superará los 180km cronometrados, y ninguno de sus tramos lo hará en más de 25km. Una medida reclamada por muchos pilotos, en pro de tramos cortos que no permitan grandes diferencias de tiempos, aunque ésto es más una opinión con cierto interés personal de cada uno.