ÚLTIMA HORA

19 de agosto de 2018

Iraola consiguió la victoria en la prueba chantadina y aumenta su ventaja en la general del Campeonato respecto a Javi Villa que en Chantada consiguió ser segundo.

Lo dejaba bien claro el sábado, y el domingo lo confirmaba. Y es que Joseba lraola no venía a Galicia a dejarse nada en su hermosa batalla deportiva contra Javi Villa, marchando de esta forma dela localidad lucense más líder del Campeonato de España de Montaña. No fue fácil vencer, y es que no solo Villa sería el rival del vasco y su Norma M-20 FC, ya que su paisano Pantxo Egozkue se metía también desde el sábado en los tiempos de cabeza, pero una salida de pista en la última carrera dominical le haría firmar la tercera plaza final al veterano piloto que ya sabe lo que es ganar en Chantada como lo hizo en 1987. Fue el podium final de la Categoría l, los más rápidos, con lraola, Villa y Egozkue como protagonistas finales de una edición másde la Subida a Chantada, en la que las diferencias fueron mínimas durante todo el fin de semana.
Pero no solo estuvieron las cosas apretadas en la categoría reina, y es que en la II el navarro Garikoitz Flores impuso su BRC B49 por tan solo 667 centésimas de segundo ante el gallego Sergio Varela. Fue una lucha intensa en la que cerca de ellos estuvo el andorrano Edgar Montellá, que firmó la tercera plaza a menos de dos segundos del vencedor.
En el apartado de carrozados, Categoría III, si el sábado el más rápido era el Subaru Impreza del andorrano Gerard de la Casa, el domingo se veía superado por el Ginetta del andaluz José Antonio Aznar. No empezó bien el día el de Almería, pues en la manga dominical de entreno se salía tras quedarse el vehículo acelerado y sin frenos, algo que sus mecánicos pronto solucionaron y sirvió de acicate para mejorar sustancialmente en las dos carreras venciendo así en la categoría. Tras Aznar se clasificaba de la Casa, y en la tercera plaza el espectacular Lamborghini de Jose Antonio López-Fombona.
En el Trofeo Escudería Chantada la victoria final fue a manos del cántabro Mario Asenjo con un BRC B49, siendo segundo el vasco-gallego Rubén Nogueiras con Silvercar, y tercero el chantadino José Antonio de Arriba a bordo de un Speed Car.

La 45 edición de la Subida a Chantada resultó un éxito de participación y seguimiento de público, calculándose en más de 10.000 las personas que disfrutaron de dos completas jornadas del mejor Automovilismo de montaña estatal y autonómico, sin incidentes de importancia que resaltar. De nuevo el mítico trazado de la ribera del río Miño se convirtió en el escenario ideal para la práctica del deporte del motor por parte de los pilotos y el disfrute de los aficionados que cumplieron con sus obligaciones en todo momento en lo concerniente a seguridad y al respeto y cuidado de un entorno que espera ser pronto patrimonio de la humanidad: La Ribeira Sacra.