ÚLTIMA HORA

6 de octubre de 2018

Llegaban los tres pilotos punteros de Toyota, Hyundai y M-Sport con bastante tarea para el fin de semana, y finalmente se llevó el premio mayor el que a priori tenía la peor papeleta.

Comenzaba el rally con un scratch y un liderato provisional de Lappi, que poco le iba a durar, ya que al inicio de los primeros tramos "de verdad", Tanak sacaba a pasear todo su poderío y se colocaba en la punta de la general, aumentando progresivamente su ventaja hasta los 48" de renta sobre el 2º clasificado que llegó a disfrutar en el TC13 y TC14. El único con opciones y ganas de disputarle la carrera a Tanak fue Evans, que se vió obligado a abandonar debido a una salida de carretera en el TC7
Todo parecía de cara para el estonio de Toyota, mientras que Neuville con problemas llegó a rodar 9º en la general, y Ogier, solo podía ver como tramo tras tramo tenía al bueno de Ott más lejos en la tabla, hasta que en el primer tramo de la tarde, una compresión arrancó de cuajo el cubrecarter del Yaris WRC y de paso, las opciones de victoria de Tanak, obligándolo a abandonar, y perdiendo casi definitivamente el tren hacia un hipotético título mundial. Una vez más Ogier se encontraba el trabajado liderato que hasta el TC16 fue propiedad de Tanak.
Quedaban dos espadas en carrera con opciones de rascar unos buenos puntos de cara a la tabla: Ogier y Neuville,1º y 8º respectivamente en la tabla al finalizar el segundo día de carrera.

En Citröen el más destacado fue Craig Breen, que rodó muy cerca de los tiempos de podio hasta la PowerStage, donde cometió un error, perdiendo algo más de 20".

Los objetivos individuales de cara al último día de carrera eran bastante dispersos: Latvala y Lappi tenían vía libre para correr y presionar a Ogier, y de hecho Jari-Matti consiguió colocarse líder durante un par de tramos, mientras el objetivo de Neuville era remontar a la desesperada para conseguir cuantos más puntos mejor. La tarea de Ogier se presumía más fácil teóricamente: repeler los ataques de Toyota y mantenerse al frente, y de hecho fue quien mejor hizo los deberes y consiguió finalmente llevarse el gato al agua, la victoria en Gales y colocarse 2º nuevamente en la tabla del campeonato.

En WRC2 Kalle Rovanpera hizo un rally para enmarcar de principio a fin, llegando a acumular una ventaja sobre su compañero de equipo y actual campeón del mundo WRC2 Pontus Tidemand de más de minuto y medio.


Así queda la clasificación del WRC provisionalmente:

1 - Neuville 189
2 - Ogier 182
3 - Tanak 168
4 - Lappi 104
5 - Latvala 98
6 - Mikkelsen 83
7 - Sordo 60
8 - Paddon 55

La próxima prueba será el rally de casa, el RallyRACC, los dias 25, 26, 27 y 28 de Octubre.


Texto: Rubén Segura - Solo Rally