ÚLTIMA HORA

24 de enero de 2020

Un tiempo sensacional en la segunda especial del jueves por la noche hizo que Thierry Neuville se pusiera al frente del Rallye Montecarlo tras la primera etapa en los Alpes franceses. El piloto del Hyundai i20 superó al Toyota Yaris de Sébastien Ogier por 19,1seg. cuando los coches volvieron a la asistencia de Gap después de dos tramos nocturnos en los Alpes.

El siete veces ganador del Monte, Ogier lideró después del primer tramo, pero ni siquiera el francés pudo contener la velocidad de su rival en los 25,49 km de la especial de Bayons - Bréziers que le siguió. Desde el comienzo, todas las miradas se dirigieron a esta segunda especial, con informes de que quedaba mucho hielo de las nevadas del pasado fin de semana. En general, los pilotos hablaron del riesgo y la recompensa de un gran ataque y fue el belga el más valiente. Fue recompensado con un tiempo asombroso que fue 25,5 segundos más rápido que nadie. Neuville estaba tranquilo y en la meta comentó: "Eran condiciones difíciles. Intentaba leer la carretera lo mejor posible y no correr riesgos. Creo que hemos hecho un buen tiempo".
Al igual que Ogier y su compañero de equipo campeón del mundo Ott Tänak, Neuville optó por una mezcla de neumáticos Michelin blandos y súper blandos, evitando la opción de los tacos. El primer tramo Ogier lo describió como "uno de los más fáciles del fin de semana", gracias a las condiciones de seco, fue el comienzo perfecto de su temporada como piloto de Toyota.
Tänak se quedó muy sorprendido al final del TC2, según admitió: "¡Estoy feliz de estar vivo! Eso fue un desafío más grande de lo que esperaba". El estonio aventaja en tres décimas de segundo al recién llegado Elfyn Evans del Toyota Yaris.

El humor de Evans se levantó con la noticia de que llevaba una ventaja de 25,6 segundos sobre el piloto más exitoso del Rallye de Montecarlo, el siete veces ganador Sébastien Loeb con su i20. Loeb admitió que la carretera se estaba ensuciando, con muchas hojas que hacían la línea más resbaladiza.

Esas hojas causaron grandes problemas para los Fiesta de M-Sport Ford. Las hojas se acumularon en los radiadores y las tomas de aire, asfixiando el motor de aire y haciendo que las temperaturas se dispararan en los tres coches de Esapekka Lappi, Teemu Suninen y Gus Greensmith.
Peor aún fue cuando Suninen se retiró con un problema de transmisión en la siguiente especial. Lappi terminó sexto, aunque más de un minuto por debajo del líder. Kalle Rovanperä fue séptimo en su debut con Toyota, con Eric Camilli octavo.
El otro piloto del Citroën C3 R5, Mads Østberg, ha sido noveno, a sólo un segundo de distancia, y encabeza el WRC 2, mientras que Stéphane Sarrazin ha completado el top 10 con su i20.

El viernes tendrá lugar la etapa más intensa, con tres especiales a doble pasada sumando un total de 122,58 km.