ÚLTIMA HORA

5 de octubre de 2020

La pareja gallega venció con claridad en una prueba marcada por las duras condiciones meteorológicas y por el pinchazo en el Legacy de Sainz-Cattaneo, con el que estaban peleando al inicio de la misma.

Esta atípica edición del Rallye Rías Altas para vehículos históricos comenzaba en la tarde del viernes con un tramo de Doroña que los primeros pilotos del campeonato de España de históricos se encontraban totalmente seco según declaraban al llegar a la línea de meta. En esta especial el scratch fue para Antonio Sainz, aventajando a Francisco López en 12 segundos. Sobre César Díaz (esta vez copilotado por su hermano Adrián) y Juan Costoya la renta ya era de 25 y 26 segundos respectivamente. 
En la siguiente especial, el rápido tramo de Monfero, las tornas cambiaban, siendo el piloto de Castroverde quien aventajaba a Sainz en casi 10 segundos. Entre medias y muy cerca del primero se metía Javier Pardo, quien copilotado por su hermana Melissa, ya iba cogiéndole el punto al Sierra Cosworth prestado por Manel Castrillón para la ocasión. En esta cronometrada destacaban los abandonos por averías de Miguel Otegui y de César Díaz. 

Tras un paso por las asistencias para la posterior repetición nocturna de Doroña, Fran López se anotaba un nuevo scratch y Antonio Sainz pinchaba en la zona intermadia del tramo perdiendo unos 10 minutos y con ello toda opción a victoria. Por lo tanto y tras la anulación de la segunda pasada por el tramo de Monfero, Fran López y Miguel Peña lideraban el rallye y su categoría Pre-81, mientras que los hermanos Pardo eran segundos y líderes en Pre-90, cerrando el podio provisional los asturianos Miguel García y Mónica López con su VW Golf. 

La segunda etapa arrancaba el sábado por la mañana con los tramos de Irixoa y Aranga. En el primero de ellos destacaba la avería en el Golf de Trevías motor, que hacía abandonar a García-López, con lo que Vázquez-López ocupaban su plaza en el podio. Tras este bucle las cosas no cambiaban en cabeza. 

En la repetición de estas especiales la clasificación general tampoco sufría grandes variaciones, destacaban los scratch en ambos de Sainz aunque ya sin opción a victoria y los buenos tiempos de Juan Costoya en su sierra. Por tanto la clasificación general quedaba como estaba. López-Peña vencedores absolutos y en Pre-81, Pardo-Pardo segundos clasificados y primeros en Pre-90, mientras que Vázquez-López conseguían subir al tercer peldaño del podio y ser segundos tras Prado en los vehículos menos antiguos. 
Entre las muchas categorías que concurrían en este rallye, destacaban los youngtimers, vehículos más modernos donde Francisco Pardo y Mara Fontán llevaban su Impreza a lo más alto, lo que culminaba un rallye redondo para la familia tras la carrera realizado por Javier dentro del CERVH. Segundos eran Senra-Suárez que se reenganchaban tras sufrir problemas con el varillaje de cambios en la primera etapa. Siendo terceros los espectaculares López-Trevín en su BMW. 
La categoría 5 iba a parar a manos de Dani Gabeiras y Barros en su Citroën Visa, la fabricación nacional para el 127 de Simaes y el Trofeo Rías Altas para el campeón de España de rallyes de asfalto en título Pepe López, quien con un 205 de Ya-Car ganaba por sólo 6 segundos a un rapidísimo Rubén Gandoy acompañado a su derecha por el debutante David Amenedo. 

En el apartado de regularidad sport ganaban los dominadores de la categoría en los últimos tiempos Gorroño-Oleaga, Jaime y Enrique Carbonell eran segundos y Santamaría-Rentería terceros con su sierra réplica de Mía Bardolet. 
En regularidad con media 60 Km/h fue un buen rallye para la Escudería asturiana pancho villa. Vencieron Martínez-Sánchez en su Kadett y terceros fueron los otros integrantes Martínez-Galguera. Segundos clasificados fueron Verdaguer-Mora en su Porsche. 

Tras la disputa de este Rallye y con la cancelación de citas reinante este año, la siguiente prueba será el Rallye de la Nucía en Alicante a principios de Noviembre, del cuál saldrán coronados los campeones de España en las distintas categorías este año.